Nuevas estrellas Michelin 2019 en Madrid

Madrid se ha convertido en una de las grandes capitales gastronómicas de Europa. La capital española cuenta con hasta 23 locales con estrella Michelin, lo que la convierte en una referencia gastronómica singular.

En el año 2019 se presenta una edición de la guía en la que, además de los 18 restaurantes que ya tenían estrella, se añaden los siguientes:

La Tasquería 

Se trata de un local situado en Duque de Sesto, 48 y está especializado, como podéis haber deducido de su nombre, en casquería. Javi Estévez, el chef, comenzó con este proyecto en 2015 y no ha tardado en lograr la estrella Michelin gracias a su fino trabajo con la casquería que, como ellos dicen en su web, representa tan bien a los madrileños. También disponen de dos menús, corto y largo.

Corral de la Morería

Este restaurante, comandado por David García, se encuentra en el famoso tablao flamenco del Corral de la Morería. Se trata de uno de los restaurantes más pequeños de Europa, ya que solamente ofrece servicio a cuatro mesas (con mâitre y sumiller a vuestra atención). Entre tradición y vanguardia, podemos encontrar platos como kokotxas de merluza en tinta negra o plátano fermentado, helado y encabezado.

Clos

Situado entre Cuatro Caminos y Nuevos Ministerios, este local ofrece una experiencia enfocada, no solo en la comida, sino también en un servicio impecable y en unos vinos de calidad. La oferta gastronómica es amplia y de corte mediterráneo con matices de vanguardia y modernismo. Se puede disfrutar de diferentes menús muy completos (a la carta, degustación y “Clósicos”) según la hora del día.

Yugo the Bunker

Al lado de la recién renombrada Estación del Arte, este restaurante ofrece un concepto de alta gastronomía japonesa propuesto por Julián Mármol, gran maestro de este tipo de comida. El ambiente recuerda a una taberna izakaya clásica, donde podrás disfrutar de dos menús degustación diferentes con creaciones como un nigiri de otoro con caviar osetra y colágeno de salmón albino.

El Invernadero

Rodrigo de la Calle decidió trasladar su proyecto “El Invernadero” a una de los lugares más exclusivos de Madrid: la calle Ponzano. Allí, los vegetales y los hongos cobran una mayor importancia y, por ello mismo, cada día elaboran un menú diferente. Los productos salen de sus huertas según dicte la naturaleza: no valdrá con ir solamente una vez.