Día internacional del libro

Día internacional del libro

«El libro constituye el punto de encuentro de las libertades humanas más importantes, entre las que destacan en primer lugar la libertad de expresión y la libertad de edición. Se trata de libertades frágiles». — Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

Y no solo por la fecha de celebración actual, 23 de abril de 1616, día en el que, salvando supuestos y desajustes, fallecieron Miguel de Cervantes, William Shakespeare e Inca Garcilaso de la Vega hace más El Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor guarda, en su propia concepción, una estrecha relación con las fechas.

La fecha de esta celebración también coincide con la muerte o nacimiento de otros autores como: José Pla, Manuel Mejía Vallejo, Maurice Druon, Vladimir Nabokov y Haldor K. Laxness. Esto reforzó la iniciativa para elegir el 23 de abril como la fecha oficial para celebrar el Día Internacional del Libro.

Su origen está igualmente vinculado a una de las grandes efemérides del calendario literario universal, y guarda una relación directa con España.

El rey Alfonso XIII firmó en 1926, en plena Edad de Plata de la cultura española, un Real Decreto por el cual quedaba instaurada, el 7 de octubre, día del natalicio atribuido a Cervantes por entonces, la celebración de la Fiesta del Libro Español; además, el Decreto incluyó la ampliación de bibliotecas en toda España y la activación de diversas acciones para el fomento de la lectura.

Se atribuye la redacción del texto legislativo al principal promotor de la festividad, el editor y escritor valenciano Vicente Clavel, vicepresidente primero de la Cámara del Libro de Barcelona.

En 1930 se decidió cambiar la celebración al 23 de abril, fecha de la por entonces documentada defunción de Cervantes, y de ahí a la propuesta que el mismo Gobierno de España, junto con la Unión Internacional de Editores (UIE) realizaron en 1995 a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) para convertir esta celebración en un homenaje mundial a los libros y autores.

Desde 2001, una ciudad es elegida como Capital Mundial del Libro. Madrid fue la encargada de inaugurar esta representación que conlleva la realización de actividades literarias durante todo un año. Desde entonces, Alejandría, Montreal, Ámsterdam o Nueva Delhi han pasado por ello. En 2018, es Atenas la urbe elegida mientras que en 2019 ostentará el título Sharjah (Emiratos Árabes).